Make your own free website on Tripod.com
Eliminar miedo a la tecnología para abatir rezagos: Luis de La Calle, en el foro Pfizer-AIPEF

Cancún, Q. Roo.-11 Ago, AIPEF.- Textil y Calzado son los sectores donde se registra una mayor piratería, seguidos de programas de cómputo, aseguró el director divisional de Marcas del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), Joseph Kahwagi.

Durante el Primer Foro Sobre Propiedad Intelectual organizado por la firma farmaceútica Pfizer y la Asociación Interamericana de Periodistas de Economía y Finanzas (AIPEF), el directivo del IMPI reiteró que la falsificación de marcas es un grave problema, cuyos efectos causan estragos en la marcha económica del país.

Dijo que la principal causa de este nocivo fenómeno es la falta de cultura y educación por parte de la población y no sólo con la carencia de recursos económicos, ya que si hubiera una conciencia de los daños que ocasiona a la industria en general no se consumirían esos artículos.

El directivo subrayó que la piratería en medicamentos es casi inexistente, ya que no son productos que se vendan en puestos de la vía pública como sucede con los discos compactos, los zapatos o la ropa, entre otros productos.

Destacó que actualmente el IMPI en coordinación con la Procuraduría General de la República (PGR), la Policía Federal Preventiva (PFP) y las procuradurías estatales desarrolla el programa "Cero Tolerancia", dirigido a combatir la "piratería" en programas de cómputo.

El código penal contempla como delitos el uso de terceros de marcas registradas, cuyas sanciones van desde la reparación del daño mediante indemnizaciones, multas por hasta 20 mil días de salario mínimo y la clausura definitiva del establecimiento infractor hasta arrestos administrativos de hasta 36 horas y en caso de reincidencia prisión sin derecho a fianza.

Apuntó que actualmente el instituto tiene 600 mil registros de marcas, de las cuales un gran porcentaje ya caducaron o se anularon. Cada año se autorizan en promedio 60 mil marcas de 34 clases de productos.

La vigencia de registro de la marca, un aviso comercial o de la publicación de un nombre comercial es de 10 años a partir de la fecha de presentación y el costo en la actualidad es de mil 800 pesos.

Al evento acudió el ex subsecretario de la Secretaría de Economía, Luis de la Calle, quien consideró que México debe aprovechar su vecindad con Estados Unidos para adoptar la tecnología de ese país, en beneficio de la población mexicana.

Acompañado del gerente regional de Asuntos Corporativos de Pfizer, Miguel Angel Oliva y del presidente de la AIPEF-Capítulo México, Jaime
Contreras, el ex funcionario planteó la necesidad de que los gobiernos
estatales, las universidades y los sindicatos de nuestro país pacten convenios e intercambios para dotar de becas a los jóvenes del país y cuenten con la capacitación necesaria en desarrollo y tecnología.

"Ya es hora de que la sociedad mexicana se organice para explotar a Estados Unidos en materia tecnológica", añadió. De cumplirse esta expectativa, el desarrollo de México se observará en los próximos 20 años. "no debemos tenerle miedo a la tecnología", insistió.

Por su parte el especialista en propiedad intelectual del IMPI, Jesús Vega Herrera, comentó que el IMPI recibe cada año alrededor de 15 mil solicitudes de patentes, de las cuales el 90 por ciento se sustenta en investigaciones realizadas en el extranjero.

Sin embargo aclaró que desafortunadamente México está en desventaja frente a otras naciones en el área de invenciones. Explicó que la falta de apoyo al desarrollo y la investigación impacta directamente al número de patentes que se presentan anualmente en México, ya que el 90 por ciento son de descubrimientos realizados en el extranjero, de los cuales el 70 por ciento provienen de Estados Unidos.

Lo anterior, debido a que el gobierno mexicano sólo destina el 0.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) a ese tipo de educación, a diferencia de Estados Unidos, donde se aporta el 4.5 por ciento.

Mencionó que la administración federal se esfuerza por brindar privilegios a los investigadores mexicanos, pero el país aún está lejos de competir con Estados Unidos que es líder en el mundo por su aportación en investigación y desarrollo y porque cuenta con al menos 600 compañías privadas que destinan unos 500 mil millones de dólares a esos rubros.

No obstante, Vega Herrera confió que una vez aprobada la nueva Ley de Ciencia y Tecnología el número de patentes se incremente, principalmente porque en el documento se establece un mayor apoyo a los investigadores mexicanos.

Apuntó que el apoyo ya se proporciona, "pues si una persona de nuestro país pretende patentar un producto cuenta con el 50 por ciento de descuento en los trámites. Igual sucede si pretende registrar una marca".

El experto informó que durante el 2001 el IMPI recibió 15 mil 802 solicitudes de patente pero solo 10 mil 500 fueron otorgadas y se espera que en los próximos años el número aumente 10 por ciento en promedio anual.

De las 10 mil patentes otorgadas, 9 mil correspondieron a investigaciones realizadas en Estados Unidos, Japón y la Unión Europea, principalmente, lo que significa que el IMPI es financiado casi en el 75 por ciento con recursos de solicitantes provenientes del exterior.

La patente es el derecho exclusivo de explotación (es decir evitar que otros fabriquen, usen, importen o vendan la invención patentada) por un período de tiempo definido de tiempo. En México la vigencia es de 20 años contados a partir de la fecha de presentación de la solicitud de patente.